Search
Close this search box.

Inicio > CASOS DE ESTUDIO

powdertronic

Uso adecuado de la pistola para evitar la sobrepulverización

Pistola para pintar

Hay varios problemas potenciales en los procesos industriales de pintura, siendo la sobrepulverización uno de los más habituales. Esta ocurre cuando hay una caída involuntaria de un recubrimiento sobre una superficie. En realidad, se trata de algo inevitable, pero es posible controlarla y minimizar al máximo para obtener excelentes acabados y un uso óptimo de la pintura. Para ello, consideren las siguientes técnicas relacionadas con la utilización de la pistola para pintar.

Importancia de controlar y disminuir la sobrepulverización

Más allá del derroche de recubrimiento, la sobrepulverización representa un problema cuando alcanza áreas imprevistas, por ejemplo, defectos superficiales en las piezas recubiertas y problemas con los filtros e iluminación en las cabinas de pintura, herramientas que permiten lograr excelentes resultados finales.

En el caso de obstrucciones en los filtros, tendrán menor rendimiento y habrá un deficiente flujo de aire. Estos no proporcionarán aire limpio en el interior de las cabinas e impedirá que se libere el aire sucio. Igualmente, hay riesgos de una mayor concentración de partículas, vapores y contaminantes, aumentando los riesgos para la salud de los aplicadores y reduciendo la calidad de la pintura. Además, será necesario reemplazarlos con mayor frecuencia, lo que conlleva pérdidas de tiempo.

Muchos omiten la importancia crucial de la iluminación en la aplicación de pintura, principalmente al combinar colores. Incluso si utilizan el mejor sistema de luminarias en el mercado, será poco útil si está recubierto a causa de la sobrepulverización. Este problema altera la coloración dentro de las cabinas, lo que causa metamerismo: un fenómeno típico de color donde dos muestras de color parecen idénticas bajo una fuente de iluminación, pero al ponerse bajo otra, se observan sus diferencias.

Otros problemas de la sobrepulverización en las cabinas de pintura es la pulverización seca y la suciedad. Hay algunos que pueden detectarse rápidamente, en cambio, hay otros que son visibles solo hasta que la pintura esté seca. Esto obligará a trabajar el doble, causando cuellos de botella en las producciones.

¿Cómo evitar la pulverización con la utilización de la pistola para pintar?

La aplicación con una pistola para pintar requiere técnicas específicas para minimizar la sobrepulverización. El proceso varía según el tipo de línea de pintura, no obstante, hay algunos aspectos generales que serán de mucha ayuda. Por ejemplo, es importante revisar que la pistola se posicione a una buena distancia de las piezas antes de rociarla. Dicha separación varía entre 15 y 30 centímetros, dependiendo del tipo de pistola y si se pulveriza disolvente o agua.

Igualmente, es importante que la punta de la pistola esté siempre en una posición perpendicular a las superficies a rociar. Si el ángulo es incorrecto, habrá un exceso de pulverización hacia el exterior del panel o hacia áreas más oscuras en las que hay una mayor proximidad entre el panel y la boquilla. Al evitar esto, se solucionará el problema del halo en las mezclas. Una situación frecuente son los problemas con las mezclas a causa de aplicaciones deficientes. Una mala mezcla con la pistola o una mezcla que tiende a secarse hará que doblen trabajo y pierdan dinero.

Ahora bien, algunas técnicas relacionadas con la pistola para pintar y que les ayudarán son:

Presión de pulverización adecuada

Es importante hallar la presión de pulverización correcta. Si esta es muy baja, ocurrirán defectos como piel de naranja, acabados gruesos y recubrimiento excesivo. En cambio, si la presión es muy alta, la pulverización será seca, ocurrirán rayones o el recubrimiento se regará en todas partes. La presión adecuada otorga uniformidad a las coberturas y evita los defectos de pintura.

Es importante que los aplicadores consideren algunos aspectos para lograr la presión de pulverización correcta, cómo usar una boquilla de tamaño adecuado, comprender la configuración de la pistola y checar la temperatura de la pintura. Consultar las recomendaciones técnicas de cada material permitirá que hagan los ajustes requeridos. Igual se aconseja hacer pruebas de aplicación con un ajuste bajo para entender la cobertura de la pistola y aumentar la presión paulatinamente hasta lograr una cobertura uniforme.

Un punto que será de mucha ayuda es ajustar la presión en la pared hasta cinco psi por arriba de lo requerido. La pistola tiene que estar lo más abierta posible, de modo que aprovechen todos los pies cúbicos por minuto que llegan a ella.

Limpieza de la pistola para pintar

La misma pistola es crucial para disminuir el exceso de pulverización. Será imposible lograr un acabado de calidad si los aplicadores no limpian la pistola para pintar. Con el uso, la boquilla se obstruye si no es limpiada, haciendo que los recubrimientos sean desiguales, es decir, pulverizará más de un lado que de otro.

El exceso de pulverización igual cubrirá las mangueras de las cabinas, haciendo que se rompan más rápido de lo previsto. Se recomienda cambiarlas de forma anual y, en caso de usar un sistema de aire fresco, la línea de aire del respiradero debe contar con una manguera no absorbente. Recuerden que la pintura tiende a acumularse en todos los componentes de las pistolas, por lo que es importante desmontarlas y limpiarlas adecuadamente y de forma regular.

Con estas medidas obtendrán aplicaciones de calidad y su pistola y componentes de la línea de pintado tendrán un mayor ciclo de vida. En caso de que deseen renovar y adquirir productos de calidad, como pistolas, horno de convección, entre otros, contáctenos al (55) 3469 0530 o envíen un correo electrónico a la dirección: ventas@powdertronic.com.